La Magia de Holbox


Hace -aproximadamente- dos años, mientras revisaba mi cuenta de Instagram, me topé con una foto espectacular ‘sin filtro’, era una playa hermosa, la posteaba una amiga: un lugar de ensueño, parecía una postal, de esas que uno ve en los catálogos de viajes; me acuso de haber pensado que era Bora Bora, o algún destino lejano y exótico, le pregunté ¿en dónde estas? y ella contestó, estoy en Holbox. Rauda y veloz, me di a la tarea de investigar en dónde se encontraba este paradisiaco lugar, y la sorpresa fue que estaba en mi país ¡qué maravilla! Una isla, en el estado de Quintana Roo.

Un lugar de ensueño, mágico, fantástico y único... Holbox, destino que está de moda no solo para los que vivimos en México sino también para los extranjeros que gustan de visitar lugares maravillosos y especiales. 

¿Cómo llegar a Holbox?

Nos, tomó un poco de tiempo llegar: volamos a Cancún y de ahí rentamos un coche y manejamos hasta el puerto de Chiquilá, de donde salen los barquitos hacia la isla, nos perdimos un poco en el trayecto, e hicimos el doble de tiempo, normalmente el viaje dura entre dos y tres horas, también puedes llegar en camión. De Chiquilá salen barquitos cada hora y tardan aproximadamente 40 minutos en llegar a la isla. ¡por fin estábamos en Holbox! y una comitiva de hambrientos mosquitos nos recibió, así que mi primer tip es: dos semanas antes de ir, tomen Bedoyecta, o consuman mucho ajo, porque de verdad los moscos son cosa sería, siendo sincera fue lo único que no disfruté del viaje, compramos brazaletes con repelente y no les hicieron ni cosquillas.

En Holbox no hay coches, y mucho menos ‘calles’ pavimentadas, el único medio de transporte son los carritos de golf que fungen como taxis y bicicletas que puedes rentar ¡algo súper nuevo para mí, jamás había estado en un lugar así! Holbox es un área de protección de Flora y Fauna, por lo tanto todo está regulado para ser un lugar sustentable con un impacto mínimo en los ecosistemas, fauna y vegetación del lugar. Los habitantes cuidan mucho la isla, y de hecho están a favor de que no haya drenaje y que todo se maneje por medio de fosas sépticas.

Seré sincera y les confesaré que al principio sufrí mucho porque la señal de Internet no es muy buena, pero después de varias horas me relajé y me desconecté un poco, el cuerpo y la mente siempre agradecen, estos retiros, descansé mucho. La gente es sumamente amable, y es que la población total no pasa los 1,500 habitantes, así que seguramente ¡todos se conocen y por ello, todo mundo te recibe con una sonrisa! es un lugar agradable y te da la sensación de paz.

Uno de los máximos atractivos de este lugar es el Tiburón Ballena, lamentablemente en los días que yo fui la temporada había llegado a su fin, pero no importa, mis planes de regresar son firmes, así que en mi siguiente visita seguro tendré el privilegio de nadar con ellos.

Ahora bien, les voy a  platicar un poco sobre mis recomendaciones para comer, ya que a pesar de que es un lugar muy pequeño la oferta gastronómica y de hospedaje es realmente vasta. 

Xaloc Resort
Un pequeño resort, en donde todos los detalles cuentan... Yo me hospedé en una cabaña con una inigualable vista al mar: había una hamaca en la puerta de la habitación, lo cual me pareció maravilloso ¡un verdadero lugar para relajarse sin sacrificar comodidad! Obviamente no hay televisión y la sensación de ‘estar en medio de la nada’ es increíble, levantarse con el canto de las aves, apreciar el mar y dormir arrullada por los sonidos naturales de la playa ¡es un sentimiento placentero y nuevo para quienes vivimos en el bullicio de la ciudad!

Restaurante Mandarina
Dentro de el hotel Casa las Tortugas, se encuentra este pequeño restaurante en donde se puede desayunar de-li-cio-so con vista al mar ¡por supuesto! El servicio también es excelente y tienen una gran variedad de platillos, todos preparados de manera casera; jugos naturales, pan recién hecho y mermelada de la casa. Nada supera la sensación de tomar el primer sorbo de café con una vista espectacular, en total armonía con la naturaleza. 

Carioca
La pizza de langosta es -probablemente- el platillo típico de Holbox, tuve oportunidad de probar este delicioso ‘experimento’ en este restaurante propiedad de Adriano y Nataly: Adriano es Italiano y su historia es de cuento, visitó Holbox, se enamoró del lugar (... y de Nataly) y decidió cambiar su residencia a esta paradisiaca Isla, así nació este restaurante hace cuatro años que conjuga lo mejor de ambos mundos: La pizza es excelente, delgada, crujiente, con un toque muy italiano y el fuerte sabor a langosta ¡es una explosión de sabores y sensaciones!

Spa Orquidea 
Dentro del reconocido hotel Las Nubes -un lugar en donde el cielo y el mar se abrazan- se encuentra este Spa de primer nivel, considerado como el mejor lugar para meditar y desconectarse dentro de la isla; Todos los productos que se utilizan para los tratamientos y terapias son 100% orgánicos y la ‘carta de servicios’ es bastante amplia y atractiva: Masaje Maya, Envoltura Corporal y Las Tinas son solo algunas de las opciones que encuentras en este lugar... seguro ya se les antojó, no los culpo. 

¡Bueno! ya saben, si está dentro de sus planes visitar Holbox aquí está una pequeña guía -de mi experiencia personal- que espero les funcione; pero, lo más importante es disfrutar y vivir este lugar dependiendo de lo que tengan en mente, de lo que estén buscando: ya sea aventura, descanso, diversión o un poco de romance la isla de Holbox es un lugar que los dejará maravillados. 

Con cariño,

Gina 

1 comment:

  1. excelente pagina, me gusta muchisimo. saludos

    ReplyDelete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...